viernes, 6 de mayo de 2011

We were the victims of ourselves.

Trató de decir algo con sentido, pero todas aquellas palabras que salían de su boca parecían no querer ordenarse, se limitaban a precipitarse al vacío, al profundo vacío que se había creado entre ellos dos. Ya no valían las excusas, era demasiado tarde como para pedir perdón por algo de lo que no se arrepentía. Cállate, tenía ganas de decirle ella, consideraba que era mejor que él permaneciese en silencio a que soltara toda aquella verborrea sin sentido. Que las oportunidades, las situaciones idóneas, se esfuman, y las suyas estaban a miles de kilómetros de allí, muchos días atrás. Era hora de rendirse.







Descripción musical de mi situación actual:
- Para los interesados, Russian Red pasará por el Fnac de Zaragoza el 31 de mayo:)

Feliz fin de semana a todos!

2 comentarios:

Lou dijo...

La canción de tu entrada y también el título me han convencido de que te siga :)
un besín

Danny dijo...

313131313131313131313131
que gaaaanas xd

me gusta la entrada
a veces, todo se vuelve raro, no hay un porqué. Sólo existen palabras suicidas. Y adioses.

paciencia....