lunes, 14 de marzo de 2011

la pluie.

Lluvia. Pequeñas gotitas de agua que se estrellan en la ventana a través de la que ella contempla el mundo a sus pies. Una luz invernal a mediados de marzo. Hoy es uno de esos días asquerosos en los que todo pesa más que de costumbre, en los que los remordimientos no se alejan de ti. Entonces te das cuenta de que ahora no eres más que una mota de polvo suspendida en el aire que antes respirabas. Y suspiras; te sientes culpable, culpable de todos aquellos errores que cometiste creyendo hacer lo correcto.

5 comentarios:

Miqui Brightside dijo...

oh
has ido a Paris?
porque puedo morir de envidia!

Migas de Locura dijo...

Pero si no los hubieses cometido... te sentirías en falta de no haberlo hecho. No?

Buen blog!

Pequeña sonrisa de Amélie dijo...

¿Cómo que no eres más que una mota de polvo? Eres mucho más que eso. Y si en el pasado hiciste cosas de las que te arrepientes, no las veas como errores, tómatelo como maneras de no hacer las cosas;) sin esos errores no serías como eres ahora, y aunque ahora lo veas todo mal, en un futuro te darás cuenta de que eso precisamente es lo que nos hace más fuertes;) un besazo muy grande, y muchos ánimos, valiente:D

Bor dijo...

Bonita foto?

David dijo...

Me encanta la lluvia, y me encanta tu entrada. Cada vez me enamoro más de tu blog. Un besito!!