jueves, 27 de enero de 2011

wed27
























- ¿Qué es la cosa más loca que has hecho?
- Volar.
- ¿Volar? ¿Volar cómo?
- Volar por el cielo.
- ¡Hala! Venga vamos, ¡vuela!¡vuela!

martes, 25 de enero de 2011

love me sweet.






















Despiértame con zumo y caricias.

sábado, 22 de enero de 2011

Amores platónicos de tardes pérdidas en el otoño,

Allí estaba ella, como todas las tardes de domingo, sentada en la mesa de al lado de la cristalera con su té con miel. Leyendo un libro. Era curioso eso de que cada día tuviera un libro distinto entre sus manos. Solía ir maquillada de forma muy suave, y llevaba el pelo liso y suelto, dejándolo caer sobre sus hombros. Conservaba la misma mirada triste todos los días, como si estuviese esperando algo que nunca llegaría. De vez en cuando apartaba la vista de su libro, y miraba a través del cristal la pequeña plaza que había ante ella. Entonces era cuando yo procuraba esconderme. Era obvio que llevaba un tiempo observándola, durante todas aquellas tardes de los últimos meses, nevara, lloviera o hiciera calor. Sabía de sobra que llegaría el día en que debería afrontar mis miedos, entrar en la pequeña tetería y tener el suficiente valor para hablar con ella y confesárselo todo, para ver su mirada resultado de una mezcla de miedo e incertidumbre ante un tío al que no conocía de nada. Me gustaba imaginar la típica escena en la que él entra, se sienta enfrente de la chica y empieza a hablar con ella como si se conocieran de toda la vida. Contarle mis miedos, lo loco que me vuelve su sonrisa y lo mucho que me gustaría verla más a menudo, lo que más odio en esta vida, que la nutella me produce alergia y que tengo ganas de comerme el mundo a su lado. Y que luego ella me besara, sacarle los nervios un lunes por la mañana, y verla dormir. Pero, por el momento, no hace demasiado frío como para verme obligado a entrar, y sé de sobras que la vida no es como las películas. Yo nunca seré el protagonista de su vida, solo seré un cobarde más.

sábado, 15 de enero de 2011

siempre con esa ridícula obsesión por el amor!


 Hazme sacar la risa de ratón, desafíame con una mirada, abrázame fuerte fuerte fuerte! Pídeme que nos comamos el mundo a medias, que nos perdamos en una ciudad desconocida, que te entierre bajo la nieve. Cántame una canción al despertar y hazme el amor todos los lunes y algunos jueves. Hazme soñar, ódiame de vez en cuando, escóndete detrás del sofá, prepara palomitas los domingos por la tarde. Pídeme que me coma todas las fresas del mundo, que conduzca con los ojos cerrados, que le grite alguna de mis tonterías al mundo. Miénteme alguna vez, pero sin que yo lo sepa, así como tú sabes hacerlo. Fúmate algo y luego cuéntamelo, piérdeme de vista cuando te cabrees, escríbeme una canción en la espalda, cruza conmigo solo las rayas blancas del paso de cebra, corramos bajo la lluvia. Y bésame, lento, suave, con fuerza, apasionadamente, tímidamente, de forma efímera. Quiéreme. Dibújame; ponte guapo para mí, que luego nos iremos a ver elefantes rosas. Sorpréndeme con cada palabra que sale de tu boca. Ten ganas de mí, pero las justas. Regálame la estrella más brillante del cielo. Hazme perderme en el tiempo, sentirme única, diferente, especial... Cómprame un regaliz rojo y luego déjame comerte a besos. Vivamos una vie en rose. Escapémonos al fin del mundo. Píntame un corazón en la mejilla. No me dejes escapar nunca. Apréndete cada centímetro de mi piel, descríbelo, conóceme. Déjame volar sobre el resto del mundo, o mejor, vuela conmigo por encima de todas esas cabezas que no nos entienden, por encima de toda ese gente que no nos comprende porque, por desgracia, ni si quiera se comprenden a sí mismas.

martes, 11 de enero de 2011

¿oyes lo mucho que te quiero?













- Quisiera ser un flan, un flan de albaricoque o uno normal, un flan tibio en el escaparate de una pastelería
- ¿Un flan, un postre?
- Pues claro , ¿qué sino va a ser? ¡no hay cuarenta mil cosas que se llamen Flan
!

lunes, 3 de enero de 2011