viernes, 17 de septiembre de 2010

septiembre

Volvamos a escuchar a Dylan los sábados a las cinco de la tarde y vamos a mojarnos los mocasines con los charcos de la calle. Échate la siesta mientras oyes a las gotas estrellarse contra el cristal y luego ponte el jersey de la abuela. Has anybody seen my love? Luego Eva empezará a cantar con su guitarra, y más tarde, pasearemos bajo los porches escuchando al artista del alambre. Claro, septiembre siempre viene acompañado de la señorita nostalgia. Qué jodida que es, no podía quedarse en el pasado...

1 comentario:

Miqui Brightside dijo...

fíjate que yo Dylan igual, después de comer