jueves, 30 de septiembre de 2010

Mrs. Strawberry

Esta mezcla de inseguridad e incertidumbre nació hace casi dieciséis años, un dieciocho de noviembre a las nueve de la mañana. Creo que ha sido la única vez en mi vida que he madrugado por voluntad propia, luego todo han sido sábados que empezaban a las once y media como pronto. Mido algo así como ocho o nueve palmos, tengo el pelo encrespado y la nariz respingona. Soy la niña-coneja, o la niña-profident, según como me echen la foto. El chico de mi vida apareció hace algo así como nueve meses. Soy una nómada, odio estar mucho tiempo en el mismo sitio, y eso que llevo toda una vida viviendo en la misma cueva del mismo edificio de la misma calle de la misma ciudad, aunque si por mi fuera ahora mismo estaría sentada en la Piazza Navona comiéndome un helado de coco y nutella. Me gusta escribir. Escribir de día, de noche. Escribir cuando llueve y cuando los árboles se han quedado sin hojas. Cada vez falta menos para que haga dieciséis años que estoy dando mal en el mundo, entonces como dijo alguien hace tiempo, solo me quedarán dos años para entrar en bares chachis después de las doce:) Quiero un 'eros' como el de platón, pasar de Rousseau, de los logaritmos neperianos con el número-letra más importante del mundo porque sí, me frusta mucho darme cuenta de que a mí las matemáticas se me dieron bien hasta que empezaron a mezclaralas con el abecedario... Quiero tomarme un ron en el malecón, removerme sobre las baldosas y sentir un orgasmo cuando me quite los tacones que nunca me pondré para no parecer Yao Ming. Canto canciones patéticas patéticamente. Cuando como risketos suelo chuparme los dedos y guardar las bolsas en el primer cajón del escritorio. Estoy in love with perry, de mayor me compraré un ornitorrinco-espía. Tiendo a llorar si me pongo a escuchar canciones a las dos de la mañana. Aspiro a hacer fotos medianamente bonitas algún día. Y qué más? Me gusta escuchar las conversaciones de la gente cuando voy en el bus por la mañana (aunque los seres humanos no suelen estar muy habladores a las siete y cuarto), luego las apunto, e intento buscarles el sentido que nunca encontraré. Por tonto que pueda parecer para algunos, creo en el destino, pero no sólo el teniente Dan tenía razón, también la tenía mamá. No sabría elegir mi película favorita, creo que la protagonista sería Amélie pero viviría en NY como Holly y sus desayunos en Tiffany's, y envejecería hacia atrás como Benjamin Button, tendría complejo de Peter Pan y su vida giraría entorno a dos palabras y media: 'CAPAZ o INCAPAZ?'. Tendría también unos toques de la inocencia de la princesa Anna, aquella que conoció Roma en Vespa, y se enamoraría de su mejor amigo, de un Jerémy Kapone en blanco y negro; y todo esto en Navidad, como Love Actually. Por último, he de añadir que no sé muy bien por qué me hago llamar strawberry, aunque he de reconocer que me gustan las tardes de mayo comiendo fresas con jugo de limón y azucar; en cambio, la chica hurricane nació con trece años cuando escuchó por primera vez 'Hurricane' de Robert Zimmerman (Bob Dylan para los amigos) un dos de noviembre de hace ya casi tres otoños. Y un año y ocho meses después, apareció 'herecomesthestoryofthehurricane'.

- Creo que ya iba siendo hora de presentarse debidamente:)

2 comentarios:

Miqui Brightside dijo...

Bob Dylan siempre eh Rita :)

Danny dijo...

creo que esa tambien es mi pelicula preferida jajajja