martes, 6 de abril de 2010

quien iba a adivinarlo?

 Las personas estamos predestinadas las unas a las otras, tenemos un sino en el que tarde o temprano aparecerá alguien que nos querrá acompañar durante toda la vida. Que nosotros queramos hacerlo también, es distinto, por eso hay gente que nunca se casa (o eso al menos creo yo, una cría de quince años que escribe lo primero que la inspiración le trae a la cabeza). 
 Y sí, claro que siempre has buscado a esa persona, claro que has sentido la necesidad de que alguien sea para siempre. Cuántas noches has pasado pensando en ello! Y sin embargo, te resistes a encontrar esa persona. Simplemente te dedicas a desahogarte con un teclado negro en el que aparece una tecla con un flechita hacia la izquierda que te deja borrar lo último que has escrito: qué práctico! Así puedes borrar las dieciséis estupideces que dices por cada cosa razonable. 
 Afróntalo señorita Strawberry, no te queda otra que enfrentarte a la realidad, deja ya de vivir en esa nube a 6245 kilómetros de la faz de la Tierra, donde viven las personas normales, aprende de una vez que las buenas oportunidades pasan veces contadas en la vida, y decídete por algo ya.


 Sí, he vuelto, y una semana entera alejada de la civilización que me suele rodear día a día me ha permitido pensar en las cosas, y sabéis qué? No he sacado nada en claro.





No hay comentarios: