domingo, 28 de febrero de 2010

Michico(L)

 Distinto a nada que pudiese haber sentido antes, simplemente diferente. Como cuando pruebas algo por primera vez y te hace sentir tan especial que quiere más y más, como una droga que te engancha y que te hace dependiente, que te hace no poder vivir sin ello. Algo muy fuerte que crece en tu interior, que brota poco a poco, y que de repente, un día, se convierte en lo más importante de tu vida. Y empiezas a crear tus recuerdos a su lado, y entonces te das cuenta de que tu vida ha comenzado a girar a su alrededor. Luego llegan las discusiones, los problemas y los inconvenientes, pero él hace que carezcan de importancia, los hace diminutos y te hace sentir tan feliz como a cada momento que estás a su lado, como siempre que te sonríe o te mira. Él se convierte en tu mundo, hace que tu vida tenga un sentido completo, era la pieza que faltaba en tu mundo, el sentido de tu vida. Él es único e irrepetible, nadie sabe hacerte sentir como él lo hace, ni nadie puede imaginar cuánto habéis vivido en tan poco tiempo. Entonces sonríes, te alegras de haber coincidido en el mismo lugar y en el mismo momento, piensas que no estuvo tan mal haber pasado todos esos malos días  porque él consiguió que salieses adelante, te pones contenta cuando recuerdas todo lo que has reído a su lado, todos los momentos que habéis pasado juntos. Entonces cierras los ojos e imaginas cuanto os queda por vivir, cuántas experiencias habéis vivido, y en ese momento te das cuenta de que, cuando estás con él, el mundo se para, se queda en silencio, haciendo que solo existáis vosotros dos, haciendo que el resto de las personas no importen, haciéndote sentir la chica más afortunada en el mundo por el simple hecho de poder estar con ÉL.


http://www.youtube.com/watch?v=9AlRscySriM

Lovely life

viernes, 26 de febrero de 2010

miércoles, 24 de febrero de 2010

WILDFOX

martes, 23 de febrero de 2010

El mundo de Julia

  Fantaseaba mucho últimamente. Soñaba que podía alcanzar el recién llegado primaveral cielo azul con la punta de los dedos, que podía rozar las nubes y descubrir que eran de algodón. Olía esencias que nadie más percibía, como el perfume de febrero, ese que tanto respiraba aquellos días. Su mirada podía atravesar paredes y ventanas de edificios, y veía en su imaginación a gente comiendo, amando, durmiendo, hablando... Cuando llovía, observaba detenidamente como las gotas aterrizaban forzosamente en el suelo, y pensaba lo poco que habían vivido. Desdibujaba y volvía a construir formas en el espacio, hacía que las líneas de las figuras que le rodeaban fuesen juguetes con los que construir su mundo. Y cualquier imagen le devolvía al pasado, los flashbacks llenaban su cabeza, la hacían viajar a través del tiempo y del espacio, y le permitían pensar cómo habría sido su vida si hubiese tomado otras decisiones: probablemente ahora estaría en otro sitio. Fantaseaba con la idea de desaparecer en algún momento, de evadirse a otro rincón del mundo, a otra ciudad, a la casa más recóndita del mundo, a una isla perdida en el mar... 


  Y entonces pensaba en lo pequeña que era comparando con el resto del Universo. Se sentía delicada e indefensa, como un junco que se dobla con el viento, un junco que, sin embargo, por muchas vueltas que le hacía dar la vida, no se terminaba de romper, le hacía pensar que era fuerte, que no era de cristal. Y soñaba más aún. Cuando pasaba por los escaparates de las tiendas, se veía en la situación de los que trabajaban allí, porque, ¿quién sabía que le deparaba el futuro? Cuando tenía ocho años quería ser profesora; a los once comenzó a aficionarse a dibujar planos, y decidió que iba a ser arquitecta; sin embargo, cuando contaba trece primaveras, descubrió que algo estaba brotando en su interior: la necesidad de escribir, de comunicarse con el mundo, de contar al resto de la sociedad lo que ocurría, y comenzó a interesarse por el periodismo; más tarde, cuando cumplió los catorce años, se aficionó a las series de antropólogos y asesinatos, y quiso ser forense, pero ese sueño quedó truncado cuando se dio cuenta de que la química y la biología no eran lo suyo, así que lo descartó. 


  Por eso ahora tenía la cabeza llena de confusión, se daba cuenta de que la vida que la esperaba no era predecible, y eso le asustaba, así que prefería fantasear e imaginar lo que a ella le hacía feliz.



domingo, 21 de febrero de 2010

PIMA-BICHO(L)


Te quiero muchisimo enana!

sábado, 20 de febrero de 2010

FORMIGAAAL


Otro sábado más.

jueves, 18 de febrero de 2010

Vamos a jugar al escondite


Esquivemos los problemas, escondámonos de ellos, y cuando estemos listos para afrontarlos, en ese momento, resuélvelos, pero ante todo, no te desesperes. Es, sin duda, lo peor que puedes hacer.

miércoles, 17 de febrero de 2010

 Sorbos de café y miradas a través del cristal. Son las cuatro y veintitrés de un raro jueves lluvioso. Apenas hay gente en la calle, tan solo un grupo de adolescentes, y gente esperando en la parada del autobús, nadie quiere salir de casa por el miedo a que la lluvia descargue sobre ellos, muchos de los cuales, además, estarán durmiendo plácidamente la siesta. Pero tú has decidido salir, no podías quedarte durmiendo, necesitabas respirar aire fresco, dejar atrás las preocupaciones que llevabas arrastrando toda la semana, y sentías también la necesidad de hablar con alguien, de compartir el peso de tus fracasos y tus meteduras de pata. 

 Ahí viene. Lo ves caminar al otro lado de la cristalera, corriendo mientras cruza la calle por donde no debe. El mismo aire desenfadado de siempre, la misma confianza en sí mismo, y esa pícara sonrisa cuando te ve a través de la ventana. Entra a la cafetería, se sienta enfrente tuyo y te mira fijamente. Luego sonríe y te saluda como es debido. Él sabe que hay una razón profunda por la que has querido quedar, que no es una simple tarde juntos, si no que te conoce lo suficientemente bien como para darse cuenta de que necesitas hablar con alguien urgentemente, de que las cosas no han ido bien últimamente. Aunque, realmente, no es muy difícil adivinar tu situación: las ojeras denotan las escasas cinco horas que has dormido; las uñas mordidas y el esmalte que poco a poco has ido radiendo de tus uñas muestran, por mucho que lo quieras ocultar escondiendo las manos, tu nerviosismo; y para colmo estás mordiéndote el labio inferior, como siempre haces cuando tienes algún problema en mente. Él te pregunta qué te pasa mientras tú juegas con la cucharilla y la taza de café, intentando hacer ruido para evitar hablar del tema. 

 Pero es hora de afrontar los problemas. Con los ojos tan humedecidos como el ambiente de la calle comienzas a contar lo que te ocurre desde el principio, muy detalladamente. Él no dice nada, simplemente se asombra a veces, pero te deja hablar, te conoce mejor que nadie y sabe que en esos momentos lo único que necesitas es desahogarte. A cada palabra que sale de tu boca, el peso disminuye hasta que se reduce a la mitad. Le cuentas todo lo que te había pasado por la cabeza en esos cuatro días, y todo esto sin levantar la vista del juguete improvisado con el que enredan tus manos. Es un relato difícil de encajar, y cuando por fin terminas de hablar y le miras fijamente, te das cuenta de que sus preciosos ojos verdes también se han humedecido, y que incluso han soltado alguna lágrima. - Como se te vuelva a pasar algo así por esa cabecita, yo me voy contigo, te juro por lo que más quiero en este mundo que voy detrás de ti... - te dice con una voz nerviosa. Es entonces, justo en ese instante, cuando te das cuenta de que, al menos, sí que le importas a alguien, un problema menos. Luego vais buscando soluciones a cada uno de tus problemas, y los nubarrones que cubrían tu mente van desapareciendo poco a poco, a la par que fuera, en la calle, comienza a escampar. Entonces, por primera vez en esos cuatro horribles días, él te hace sonreír, consigue arrancarte una pequeña risa, y te das cuenta de que las cosas no estaban tan mal como creías.


lunes, 15 de febrero de 2010

La città eterna





 Roma. Te pierdes por sus estrechas callejuelas serpenteantes, entre el gentío y la mezcla de voces italianas, como si de una película de Fellini, de una de sus obras maestras se tratara. El sol te ciega en las grandes avenidas y se esconde entre los edificios del Trastevere. Es una ciudad mágica, es el resultado de más de dos mil años de vida. Testigo de más de dos milenios de historia plasmada en sus fuentes y esculturas. Caminas y nada más girar la esquina encuentras algo que te sorprende un poquito más que lo anterior, oyes el rumor del agua y al entrar en una nueva calle encuentras una fuente en la fachada de una casa, y unos metros más adelante un puesto de helados italianos, de esos que tienen más azúcar de los que sueles tomar normalmente. Entonces saboreas un helado de nutella con cookies, de esos que no encuentras en el paseo Independecia a cuarenta grados a la sombra una tarde de verano. Roma es distinto a todo, diferente a cualquier otro sitio.

domingo, 14 de febrero de 2010

OSCARAPARICIOVAL(L)

 45 días, en tan solo 45 días has dado un vuelco a mi vida. No sé como lo has hecho, pero así ha sido. Te has convertido en la persona más importante del mundo para mí, en el centro de mi vida, todo ahora gira entorno a ti. Y todo esto se basa en que, sencillamente, te quiero, en que te quiero como nunca antes había llegado a querer a nadie, de una forma tan especial y única que es difícil de explicar, es algo distinto a lo que pueda sentir por otra persona. Y es que a tu lado las horas parecen minutos; y los minutos, segundos. Eres tú quien hace que mi vida funcione, tú mueves mi mundo. Sin ti, todo perdería el sentido. Lo mejor? Que en seis días ya serán dos meses a tu lado, y los que nos quedan! Porque pienso seguir a tu lado para siempre, pase lo que pase, tú eres la razón de mi vida(L)

Locura transitoria



sábado, 13 de febrero de 2010

Perezosa, lo sé.


Toda la tarde en el sofá desde que he vuelto de esquiar hace dos horas... Estoy muerta reventada, y nada me iba a sacar de casa en esas condiciones. Ha sido un sábado un poco raro, pero no ha estado del todo mal. Lo peor, que me arden las mejillas y los labios (tengo que hacer más caso a lo que me dice mi madre sobre la crema solar y el cacao, lo sé). Mañana ya domingo, es la peor parte del fin de semana, pero bueno, no pinta del todo mal... Algo se hará para animarlo un poco e intentar salir de casa(:

viernes, 12 de febrero de 2010


Oh!

martes, 9 de febrero de 2010




La "Triumph"  de 500 cc modelo T100-P. número de serie DH 31414, conocida también como  XRW 964M, se encuentra actualmente en el Museo Alfred Herbert de Coventry y no ha sido lavada desde Estambul. Tengo intención de ir a visitarla muy pronto.
 Entretanto, sueño mucho. Sueño a menudo que ruedo en moto por la dura tierra roja de un gran bosque, bajo un alto dosel de un verde traslúcido que se va extendiendo cada vez más. Un bosque encantado tal vez en el que los hombres puedan jugar todavía a ser dioses.


Los viajes de Júpiter, de Ted Simon


lunes, 8 de febrero de 2010

Sweet eighties

   Días que, sin duda alguna, quedarán grabados en su memoria para siempre.






sábado, 6 de febrero de 2010

Oldies.



No tengo fotos recientes buenas xqe ayer no me dejaron sacar la canon de casa ¬¬  asi qe subo algunas qe he encontrado de este verano en Grecia. Me traen buenos recuerdos(:

jueves, 4 de febrero de 2010

Desesperación y egocentrismo.




No sé que hacer, me rindo. Me he cansado de intentar entender a la gente, a partir de ahora voy a ser yo, yo, yo y una pequeña parte del mundo, como mucho dos o tres personas. ¡Viva el egocentrismo! Igual así encuentro la felicidad, quien sabe... La tradición aristotélica no me gusta, no quiero ser prudente para encontrar la felicidad, quiero encontrar el placer, pero no el placer de las pequeñas cosas como los hedonistas, si no el placer que lleva a la felicidad absoluta.