martes, 28 de diciembre de 2010

3days,12hours,26minutes

Recuerdo todavía aquella noche. Te veo aún con aquella sudadera azul, tus vaqeros desgastados y esa media sonrisa que siempre llevabas puesta. Sonaba 'on a night like this', una canción demasiado paradójica para una noche como esta. Y tu bailabas con una copa de vodka en la mano derecha y un cigarrillo en la izquierda. Y canturreabas la canción. Recuerdo tu mirada buscándola entre el gentío y el humo del local. Y ella no aparecía. Y la sonrisa de tonta que se me quedó cuando me di cuenta de que yo era ella. Entonces te acercaste hacia donde yo me encontraba, me cogiste de la mano y salimos fuera. Caían copos ligeros y hacía un frío cálido (qué coño? tú hacías que aquella noche fuese cálida!), tú te burlaste de mi jersey a rayas y yo de lo ingenuo que eras. Entonces escuchamos la primera de las doce campanadas. Y tú me prohibiste entrar. Te excusaste diciendo que te molestaba el humo del interior y entonces fue como si me hipnotizaras! Recuerdo todavía tus labios susurrando una mentira tras otra. Y después, un beso y la última campanada. El último beso de aquel año y el primero del que comenzaba.

martes, 21 de diciembre de 2010

GV

Siempre me han gustado tus futuros imperfectos,
y tus frases a medias, esas que luego se completaban en mis sueños en aquella cama del Village.
Pero, por el contrario, odiaba tus promesas.
Y odiaba no poder odiarte.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Llovía polvo de estrellas y el abrigo de paño de mamá estaba cubierto de una fina capa blanca. Nuestras miradas congeladas en el tiempo, de un lado a otro de la calle, atravesando los cuatro carriles que cruzaban el paseo. Y una música distorsionada de fondo que asemejaba la marcha radetzky. Las luces amarillas de los árboles nos cegaban, igual que todos aquellos días en los que habíamos evitado coincidir en esa esquina tan incómoda para los dos; igual que todas aquellas tardes de nochebuena en las que procurábamos alejarnos el uno del otro, como si eso fuese a hacernos algún bien. A veces pienso que no me habría importado haberme quedado congelada mirándote a través de la nieve.


jueves, 2 de diciembre de 2010

welcome cold december

Frío en las aceras. Grados bajo cero que se cuelan bajo tu bufanda de cachemir color camel mientras extrañas las bandadas de gorriones volando sobre tu cabeza. Agua congelada, como si el destino hubiese preferido aislarla del paso del tiempo para evitar que envejeciese. Y viento. Aire que levanta los abrigos, un cierzo estremecedor que no te deja avanzar. Entonces te caes. Así; de repente. Y ves como el mundo sigue su curso mientras ahí estás tú, junto con el agua congelada, incapaz de vencer tus miedos. 





P.D.: quiero nieve YAAAAAAAAA!

martes, 30 de noviembre de 2010

23 hours and 57 minutes a day

- Te odio - le dijo con una media sonrisa en la cara.
- Mucho?
- Que va - concluyó la chica -, sólo lo justo, las veces en las que me obligas a admitir una mentira. El resto del día, te quiero.

viernes, 26 de noviembre de 2010

MÍA Y SOLO MÍA!

















Ahora sólo me faltan los carretes. Saquearé FotoSistema y luego invadiré el congelador.

lunes, 22 de noviembre de 2010

a stupid girl who lived a stupid life

 Con las rodillas llenas de escorchones, la sonrisa siempre puesta y el sol en la cara. El pelo encrespado y las medias siempre rotas, como cuando con cinco años se rompía los leotardos de ositos y globos. Y era tan imprevisible; tan pronto estaba de buenas como pillaba un enfado de los grandes, de esos que siempre terminaban con gritos. Solía dormir poco, muy poco. Durante las largas noches de invierno, soñaba despierta, y en verano, se despertaba soñando a las tres de la mañana. Entonces era cuando, de puntillas, se dirigía al congelador y cogía uno de los botes de chunky monkey que guardaba junto a los carretes de su Holga. Adoraba las rayas, le daba igual si estaban o no de moda. De hecho, ella pasaba de las modas, era un alma libre; como un colibrí. Justamente como un colibrí.

jueves, 18 de noviembre de 2010

dieciséis16!


Happy birthday to me:)

domingo, 14 de noviembre de 2010

El futuro es nuestro

No te abandones, no dejaré que lo hagas, no dejaré que nos abandonemos bajo las garras del destino trágico. Que sí, que yo también creo eso de que estábamos predestinados, pero no me gustan sus malas pasadas. Siente como el aire choca contra tus mejillas, contra tus ojos, tu boca y tu nariz, impidiéndote casi respirar. Abrázame, siénteme, bésame, quiéreme. Subamos al tejado a ver el anochecer, y después despertaremos viendo al sol salir de nuevo. Sonríe, hazme feliz. Empieza a creerte eso del Carpe Diem, que sí, que yo te aseguro por todo lo que quieras que existe. No pienses en lo ocurrido, ni en lo que pasará o dejará de hacerlo. Piensa en el ahora, en el segundo que estás viviendo, pero no te lamentes por esa milésima que se acaba de escapar. Me gusta pensar que estará ya en un lugar mejor, lejos de ti, de mi, lejos de los dos, lejos de todo lo que nos queda por vivir.

sábado, 6 de noviembre de 2010

06nov

Que las tardes de otoño no son lo mismo desde que tu no estás, porque, dime, ¿quién va a impedirme que pise los charcos para no coger un resfriado? ¿quién me invitará a tomar chocolate? Y, porque no también, ¿quién se acurrucará conmigo bajo una manta mientras escuchamos llover? No entiendo porqué septiembre quiso llevarte con él, ya no entiendo nada.

lunes, 1 de noviembre de 2010

miau



Moskovscaya y esa media sonrisa que se dibuja en tu cara cuando adivino lo que estás pensando. Recuerdos capturados en el tiempo; noches infinitas de días que no amanecen. Tardes de noviembre, tardes de frío y calor; lluvia. Quiero un beso.

domingo, 31 de octubre de 2010

PARAnadaNORMAL


















INcertidumbre
INseguridad
INdecisión
INcomprensible
INcreíble (no, no es increíble, eres tú la que no quieres creerlo)

sábado, 30 de octubre de 2010

OR

Resulta extraño darse cuenta de como aparecen las casualidades en la vida. Cómo de repente ocurren huidas, cambios de sentido, desvíos, desapariciones. Y cómo cambias a la vez que invaden tu vida. Tú fuiste mi casualidad. Pero la vida es una casualidad en sí misma (empezamos a ponernos 'nairosos'), porque sí, qué me dices de las estrellas fugaces? Y de las esquinas donde te encuentras a la nostalgia? De las tardes perdidos entre la niebla, de las sorpresas, los deseos cumplidos, las canciones que te hacen recordar, todo lo que el mar devuelve a la orilla, el BIGBANG, que una caja de zapatos pueda echar una foto, un número de teléfono que reaparece tiempo después... ?
















P.D.: También se le puede llamar destino, no?

sábado, 23 de octubre de 2010

en parís todo se complica
















- Odio la distancia (sh! no la llames no vaya a ser que te oiga y le apetezca darse un paseo entre nosotros dos).

domingo, 17 de octubre de 2010

P'10!

Sin duda, la mejor semana del año! 













Voy a echar de menos las noches bebiendo en el mortuorio/pachano, tomar vodka con caramelo a las dos de la madrugada, los negocios con mi amigo Samba, cantar canciones en inglés, llevar unas gafas amarillas casi tan grandes como mi cabeza, los taxistas cotillas, beber sexonthebeach con efectos psicodélicos, hacer amigos en la fila de guetta, bailar hasta no sentir los pies, reirme hasta de las piedras, jugar a los ninjas, seguir el foco como los reyes magos, cantar el 'camarero' en el INT, hacer amigos catalanes, escuchar a medias a Arveloa, que suspendan los conciertos por culpa de la lluvia, las caras que provoca la piña colada, los chupitos en el tape del Eristoff, no montarme en ninguna atracción, saltar y no volver a tocar el suelo mientras bailas a lo cani, pasar por agua mientras vas con flores a María, sentirte 'VIP', no saber donde está el suelo y donde el cielo, saborear cada segundo como si fuera el último.

sábado, 9 de octubre de 2010

PIPIPIPIPIPIPILARES!

Si no sabéis de mi en una semana, ya sabéis el por qué:

jueves, 30 de septiembre de 2010

Mrs. Strawberry

Esta mezcla de inseguridad e incertidumbre nació hace casi dieciséis años, un dieciocho de noviembre a las nueve de la mañana. Creo que ha sido la única vez en mi vida que he madrugado por voluntad propia, luego todo han sido sábados que empezaban a las once y media como pronto. Mido algo así como ocho o nueve palmos, tengo el pelo encrespado y la nariz respingona. Soy la niña-coneja, o la niña-profident, según como me echen la foto. El chico de mi vida apareció hace algo así como nueve meses. Soy una nómada, odio estar mucho tiempo en el mismo sitio, y eso que llevo toda una vida viviendo en la misma cueva del mismo edificio de la misma calle de la misma ciudad, aunque si por mi fuera ahora mismo estaría sentada en la Piazza Navona comiéndome un helado de coco y nutella. Me gusta escribir. Escribir de día, de noche. Escribir cuando llueve y cuando los árboles se han quedado sin hojas. Cada vez falta menos para que haga dieciséis años que estoy dando mal en el mundo, entonces como dijo alguien hace tiempo, solo me quedarán dos años para entrar en bares chachis después de las doce:) Quiero un 'eros' como el de platón, pasar de Rousseau, de los logaritmos neperianos con el número-letra más importante del mundo porque sí, me frusta mucho darme cuenta de que a mí las matemáticas se me dieron bien hasta que empezaron a mezclaralas con el abecedario... Quiero tomarme un ron en el malecón, removerme sobre las baldosas y sentir un orgasmo cuando me quite los tacones que nunca me pondré para no parecer Yao Ming. Canto canciones patéticas patéticamente. Cuando como risketos suelo chuparme los dedos y guardar las bolsas en el primer cajón del escritorio. Estoy in love with perry, de mayor me compraré un ornitorrinco-espía. Tiendo a llorar si me pongo a escuchar canciones a las dos de la mañana. Aspiro a hacer fotos medianamente bonitas algún día. Y qué más? Me gusta escuchar las conversaciones de la gente cuando voy en el bus por la mañana (aunque los seres humanos no suelen estar muy habladores a las siete y cuarto), luego las apunto, e intento buscarles el sentido que nunca encontraré. Por tonto que pueda parecer para algunos, creo en el destino, pero no sólo el teniente Dan tenía razón, también la tenía mamá. No sabría elegir mi película favorita, creo que la protagonista sería Amélie pero viviría en NY como Holly y sus desayunos en Tiffany's, y envejecería hacia atrás como Benjamin Button, tendría complejo de Peter Pan y su vida giraría entorno a dos palabras y media: 'CAPAZ o INCAPAZ?'. Tendría también unos toques de la inocencia de la princesa Anna, aquella que conoció Roma en Vespa, y se enamoraría de su mejor amigo, de un Jerémy Kapone en blanco y negro; y todo esto en Navidad, como Love Actually. Por último, he de añadir que no sé muy bien por qué me hago llamar strawberry, aunque he de reconocer que me gustan las tardes de mayo comiendo fresas con jugo de limón y azucar; en cambio, la chica hurricane nació con trece años cuando escuchó por primera vez 'Hurricane' de Robert Zimmerman (Bob Dylan para los amigos) un dos de noviembre de hace ya casi tres otoños. Y un año y ocho meses después, apareció 'herecomesthestoryofthehurricane'.

- Creo que ya iba siendo hora de presentarse debidamente:)

lunes, 27 de septiembre de 2010

- Me dejas invitarte a un helado de fresa y vainilla, y a cambio me perdonas?
- Mejor invítame a un beso, yo te compro un helado, y hablamos de eso de perdonarte.

lunes, 20 de septiembre de 2010

BD.

On a night like this, i'm so glad you came around.
Hold on to me so tight, and heat up some coffee grounds.
We got much to talk about, and much to reminisce, it sure is right on a night like this.

viernes, 17 de septiembre de 2010

septiembre

Volvamos a escuchar a Dylan los sábados a las cinco de la tarde y vamos a mojarnos los mocasines con los charcos de la calle. Échate la siesta mientras oyes a las gotas estrellarse contra el cristal y luego ponte el jersey de la abuela. Has anybody seen my love? Luego Eva empezará a cantar con su guitarra, y más tarde, pasearemos bajo los porches escuchando al artista del alambre. Claro, septiembre siempre viene acompañado de la señorita nostalgia. Qué jodida que es, no podía quedarse en el pasado...

jueves, 16 de septiembre de 2010

jodida sociedad.

Cómo coño aguantó Freddy Mercury 46 jodidos años siendo diferente?
Cómo lo hizo Juan Salvador Gaviota?
Sophie Kowalsky? Billy Elliot? Forest Gump?

Joder, y tres de cinco acaban muertos. Qué ilusión...

lunes, 13 de septiembre de 2010

francho's party.

domingo, 12 de septiembre de 2010

nuevenuevenuevenuevenueveynueve!

Desde que llegaste, todo cambió. Ahora las mañanas de verano no significan lo mismo para mí; ni tampoco comer ositos de gominola los domingos por la tarde, sonreír o escuchar determinadas canciones a las dos de la mañana que hacen que termine echándote de menos. Tampoco es lo mismo escuchar el teléfono sonar, ni ir al cine sin tus besos con sabor a sal. Y estos días sé que los regresos a casa a mediodía no serán lo mismo sin que me digas que te acompañe y luego nos quedemos hablando en un portal de color negro. Ni si quiera escribir tiene ahora sentido si no lo hago pensando en ti. Que me mires, te olvides de mi cumpleaños o me hagas sentirme la chica más feliz del mundo sé que nunca será lo mismo si algún día te vas. Igual que ahora carecen ya de sentido las noches sin recordarte un solo segundo, o ver LOL sin pensar en ti (sí, esa película que por mucho que te he insistido en que vieses todavía no sabes cómo acaba). Joder, cómo has desbarajustado mi vida. Menos mal que por lo menos, a cambio, me quieres(:

viernes, 10 de septiembre de 2010

D.

- ¿Crees en el destino?
- ¿Te refieres al destino trágico?
- No, hablo de ser como motas arrastradas por el aire hacia donde les lleva la corriente sin poder decidir qué hacer con su vida.
- Pues eso, el destino trágico.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Le fin de l'été

Adiós a levantarme escuchando la conversación de las once de la mañana de mis vecinas, a ver aquí no hay quien viva por las noches, a conversar insulsamente hasta las dos de la mañana, a pasar mañanas enteras en la cama de tu habitación, a los helados de coco y chocolate, a mis romanas negras (con lo nuevas que están todavía...), al bolsito blanco de chanelo, a ver películas de disney a las tres y media de la tarde, a coleccionar pedacitos de mi mundo en la estantería del cabecero de mi cama, a los cuarenta grados a la sombra, al pintauñas amarillo limón, a coser muñecos de balleta los sábados por la tarde, a jugar al billar por la noche, a saborear cada minuto al máximo, a tumbarme bajo el sol, a querer gritarle al mundo lo viva que me siento... Pensándolo bien, mejor decir hasta luego. Recuerdos, os guardo en un cajón hasta el 17 de junio de 2011, no os mováis, que volveré:)

















Atardecer sobre la bahía de los Ángeles en Niza.


Au revoir!


P.D.: la entrada anterior no era cornerstone como tal, simplemente les robe el titulo(:

martes, 7 de septiembre de 2010

cornerstone

and even if you cry, die or fly away,
i'll be there, waiting for you in that corner where we met that day you wore a big grey scarf.
i remember your smile. i miss your positive way of life, and i also miss your cheese sandwiches. i miss y.. NO! i won't never say that, my heart is not alowed to say that, you don't exist for it.
since you went away, everything has changed: now, i sleep with an open eye taking care of myself and i have never been to Liverpool, i don't remember that weekend we spent there.. did we?
if you come back, meet me at cornerstone.

viernes, 3 de septiembre de 2010

11.30

Luego, confusión. Almudena abriendo el grifo del agua caliente y levantándose con cuidado del borde de la bañera. Ella caminando hacia Darío. Un pantalón que resbala, un vestido que se evapora en el aire, dos personas recién reencontradas besándose lentamente, la camiseta en el suelo, luego unas braguitas negras, un sujetador que se desabrocha, y finalmente, unos calzoncillos que desaparecen. Después, ella riéndose. ‘Qué coño haces, no te dejes, no...’ Más confusión. ‘No puedes volver a dejarla escapar, es tuya, siempre ha sido tuya, siempre...’ Almudena caminando hacia la bañera. ‘Siempre ha sido tan cautivadora...’ Ya está dentro, y ahora le llama. ‘Siempre ha sido tan especial...’ Darío caminando hacia ella. ‘Siempre ha sido tan única...’ Y él también está ya dentro. ‘Joder, qué impredecible que eres, esto no tenía que pasar, no, qué haces, no quiero, pero... Almudena, ¿por qué lo haces? No, no está bien, no... ¡Marta!’ Y Darío se abandonó al placer.



martes, 31 de agosto de 2010

resultó que sí que era eterna..

Os dejo algunas de las fotos del viaje(: