viernes, 4 de mayo de 2012

'Aha, han vuelto?'

Yo antes era una chica de a las diez en la cama, con un escritorio ordenado, los lápices afilados, y el pelo siempre perfecto. Y de repente, las veinticuatro horas del día se vuelven escasas para permanecer despierta, el desorden reina en mi habitación, y dieciséis lápices en el estuche no serían suficientes como para no andar pidiendo prestado alguno de vez en cuando porque no tengo con qué escribir. Y del pelo ya, ni hablemos. Pero qué se le va a hacer. La vida cambia; la gente cambia; las costumbres cambian.
Tampoco sé muy bien qué ha sido de mis sentimientos. Creo que mi desorden vital es directamente proporcional a mis desequilibrios emocionales. Últimamente, mis lacrimales no deberían tenerle envidia ni a la presa de las Tres Gargantas.
Y qué mal está el mundo, que no?
Si al final tendré razones suficientes y todo...
Eso sí, de una cosa estoy segura: soy doña Quejas.
Y qué más...? Ah, sí. ¿He vuelto? No lo sé.
gute Nacht, Freunde!

martes, 6 de septiembre de 2011

Joder, qué puta es la vida

 Todos necesitamos incisos, creo. Hay ocasiones en la vida en las que te gustaría parar el mundo. Hace unas semanas leí que querer mueve y detiene mundos, aunque en mi caso, no ha habido esa relación causa-efecto. Simplemente ocurrió, sin quererlo. Aunque quizás, lo que verdaderamente pasó es que comenzó a moverse tan deprisa que no era capaz de verlo, quién sabe.

 Lo que está claro es que lo pasado, pasado está, y que lo quiera o no, toca sentar la cabeza de nuevo. Se acabó el cavilar asta el amanecer, el buscar en los sitios más inhóspitos algún método para olvidar, el egoísmo y la búsqueda de una perfección inexistente. El darse cuenta de que esa vida no está hecha para ti; ni para ti, ni para nadie, que el chaos no es bueno, que provoca migrañas.


 ¿Cuánto pretendías aguantar así?

martes, 26 de julio de 2011

No es el final

- Acércate.
- ¿Qué quieres?
- A tí.
- ¿Cómo?
- Un nuevo tú y yo, partir desde cero, desde el principio, sin nada que perder, nada que añorar, nada por lo que suplicar; libres.
- ¿Como dos perfectos desconocidos...?
- Sí, eso es. Es hora de volver a empezar, ¿no crees?

martes, 19 de julio de 2011

bye bye life!

El caos en el que se sumía mi vida últimamente ha terminado convirtiéndose en algo
habitual, algo que me acompaña en el día a día, como si el desorden propio del mismo 
se hubiese transformado en un horario de hechos inesperados ya programados. No sé
muy bien por qué, pero los planetas se alinearon hace tiempo para cambiarlo todo y
parece que no quieran volver a su lugar. Pero prefiero no pensar, vivir rápido para no pensar
Y mañana me marcho, otra vez, y es que llevo un verano de no parar y mañana vuelvo a dejar Zaragoza.
Cambio el asfalto por la arena y el mar. Sé que alejarse de los problemas y la incertidumbre no 
es la solución, pero ayuda. 


Foto de Lartigue, 'Coco. Hendaya' (1934)

miércoles, 13 de julio de 2011

TIME IS not A FRIEND OF MINE

Ayer una señora se acercó a mí en mitad de la calle y me preguntó '¿hoy es martes o miércoles?' con muchísimo interés. Tendría unos noventa años, iba despeinada y parecía aturdida, como perdida en el tiempo. Qué curioso, no sé por qué se me hace tan familiar... En Amélie decían que la angustia por el paso del tiempo que pasa nos hace hablar del tiempo que hace, pero sin embargo, aquella señora preguntó por lo primero, por el paso del tiempo. Y qué tontos parecemos cuando en lugar de afrontar que es hora de madurar hablamos del calor sofocante que nos abruma estos días. Seamos realistas, el mundo no se detiene, no va a parar en seco por un capricho de una niña mimada, ni por un complejo de Peter Pan, ni por toda la melancolía del mundo. Es hora de dejar los temas superfluos a un lado.

miércoles, 6 de julio de 2011

Que cualquier tiempo pasado fue mejor?



Siento no haber encontrado alguna escena en concreto, pero esta película se merecía una entrada sí o sí, así que os dejo el trailer; no dejéis de verla!

Siento no tener tiempo para más, mi vida actualmente se sume en un profundo caos emocional y no estoy como para escribir nada bueno, terminaría creando algo demasiado depresivo para un verano como éste, así que os dejo deleitándoos con Woody Allen.